Páginas vistas en total

jueves, 3 de diciembre de 2015

El Real Madrid como si fuera el sexto título

No estaba en los planes. Ni en el más extremo de los escenarios se contemplaban los sudores actuales, tener que ponerse en modo final antes de Navidad. Porque todos en el Real Madrid eran conscientes de que este comienzo de curso tendría que ser con el pie levantado del acelerador. Pero el precio del éxito en ocasiones es muy caro. Hoy (20.45 h., C+Deportes), tercero de diciembre, el BarclayCard pospone aderezos navideños y desempolva los de «noche grande»: una cita sin red ante un rival top de Europa. «Tenemos que responder igual que lo hicimos por ganar los títulos», se resigna Sergio Rodríguez ante este susto que el destino les ha deparado. Es hora de despejar perezas. El sexto título es ya. Pablo Laso no duda de la competitividad de sus pupilos, de que afilarán el colmillo y olvidarán la cabeza gacha de últimamente ante el abismo. Le preocupan más otras circunstancias. Sin duda, las bajas. La ya asumida de Rudy -el club peina el mercado en busca de sustituto, «pero no es fácil»-, que será operado hoy mismo de una hernia discal. Pero hay más. «Thompkins tiene un problema en la muñeca. Ahora mismo no somos optimistas [no entrenó ayer y lucía un vendaje]. Llull con un golpe del partido de Bilbao... Pero no podemos volvernos locos», admitía ayer el técnico, que estos días muestra una tranquilidad tal vez impropia del momento. Igual que entró a lo grande en la Historia con los títulos recientes, una derrota empañaría esa gloria: sería la primera vez que un campeón no es capaz de avanzar en la primera fase de la defensa de su título. Tiene que ganar los tres partidos que restan, pero no se piensa mucho más allá (ni en la semana que viene en Múnich ni en la siguiente ante el Strasbourg). Porque inquieta el rival de esta noche, por supuesto. ¿Quién se fía de uno de los mayores presupuestos de Europa? «Será complicado, porque todos nos van a querer ganar, que nos quedemos fuera», avisa el Chacho del Fenerbahçe de Zeljko Obradovic, rival derrotado en el mismo escenario en las pasadas semifinales de la última Final Four (96-87). «Es un equipo muy sólido. Con capacidad de anotación por fuera con Dixon, Sloukas, Bogdanovic, Datome... Luego, con muchísima fuerza interior con Vesely, Antic y Udoh. Allí [77-66] no hicimos un gran partido, sobre todo no tuvimos acierto y sí la sensación de que no pudimos competir nunca», avisa Laso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario